Weird West Volumen 1

Download PDF
Rubén Astudillo

Rubén Astudillo

Editor Bizarro at Ediciones Bizarras
Editor de este despropósito de sitio
Rubén Astudillo

Latest posts by Rubén Astudillo (see all)

Con este primer volumen de Weird West nos encontramos ante lo que puede considerarse la obra seminal de un “universo compartido” dentro de las novelas pulp publicadas por Dlorean. Algo realmente poco frecuente en nuestra literatura pero que tiene algo más de predicamento fuera de nuestras fronteras, el crear por medio de novelas y relatos ya sean estos independientes o estén relacionados entre sí que comparten un lugar, en este caso el oeste americano, y una serie de personajes. Estos personajes son utilizados ya sea de forma directa como protagonistas o como referencias o menciones, en la obra de diferentes escritores dando lugar a una “ambientación” cohesionada.
Por poner un símil de fácil entendimiento es algo así como “El Universo Marvel” de la novela Weird West española.

Al parecer todo comenzó cuando Raúl Montesdeoca se hizo con una copia de la deseada Cazadores de Vampiros de Lem Ryan (descatalogadísima en ese momento) y se le ocurrió no sólo que podría volver a editarse para disfrute de nuevos lectores si no que podría continuarse. Y al proyecto se sumaron nuevos escritores que irían conformando este nuevo “universo” con sus relatos y sus personajes. Y de repente Dlorean se vio con material para editar varios volúmenes recopilatorios. En el momento de escribir esta reseña se han editado tres volúmenes, se espera el cuarto y parece evidente que no van a ser los últimos. Y además se ha convertido en el mayor éxito de la editorial.

1400194156Cada volúmen comprende tres “bolsilibros” de aproximadamente cien páginas. Es curioso cómo se ha respetado el formato de “bolsilibro” del original en los demás relatos que conforman el “universo Weird West”, decisión que me parece acertada y respetuosa con la fuente original, si bien obliga a los escritores a verse constreñidos con el número de páginas.

En esta ocasión voy a reseñar el primero de los volúmenes publicados y que contiene tres bolsilibros:

  • Cazadores de Vampiros de Lem Ryan
  • Dinastía Drácula de Raúl Montesdeoca
  • Los hijos de la noche de Carlos Díaz Maroto

Y al tratarse de tres novelitas de tres autores diferentes voy a hacer tres reseñas… ¡Tres por una! ¡Aproveche la oferta!

Cazadores de vampiros

Nunca es fácil acercarse a un autor del que no has leído nada pero del que has escuchado mucho. Corres un serio peligro de crearte unas expectativas irreales que después, en la mayoría de los casos, vas a ver defraudadas. Es algo terriblemente injusto para el sujeto de esas expectativas ya que obras o autores que en otras condiciones te habrían gustado ves como te decepcionan. Por esa razón intento no crear expectativas cuando me acerco a algo que desconozco: muchas veces he salido defraudado de ese primer contacto.

Lem Ryan es una de las leyendas vivas del bolsiblibro en España. Vivo no sólo por su estado vital si no porque sigue en activo. No tengo el placer de conocerle en persona pero a través de su colaboración en podcast como Proyecto Pulp (Enlace a ivoox), sus comentarios en diferentes redes sociales e incluso una “conversación” mantenida con él en los comentarios de esta misma página a razón de una noticia vinculada a él que publicamos he llegado a la conclusión de que es una persona bastante afable y cercana, un “buen tipo”. Pero también tiene fama de fullero y Cazadores de vampiros es un buen ejemplo de ello. Lem era uno de los escritores más jóvenes que producían bolsilibros para Bruguera y le hicieron el encargo de escribir una novela “del oeste”. Pero él tenía ganas de escribir sobre vampiros así que no se le ocurrió otra cosa que meter a Drácula en el oeste americano, haciendo una mezcla de géneros que, sorprendentemente, no se quedó sobre la mesa del editor si no que fue publicada. También es cierto que no volvieron a encargarle otra “del oeste”. Y no fue la única vez que se la metió doblada a Bruguera… Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión

Centrémonos en el relato que nos ocupa: Cazadores de vampiros.

La historia es argumentalmente sencilla y sin grandes alardes ni giros dramáticos: Harker viaja a Estados Unidos pensando deshacerse allí de los restos de Drácula tras los sucesos acaecidos en la novela de Bram Stoker. Allí las cosas se tuercen y el príncipe de la noche renace y vuelve a hacer de las suyas en la ciudad de San Francisco. Sin embargo, un joven pistolero es capaz de frenar sus desmanes y acabar de nuevo con él.

Como decía la historia no es un alarde de originalidad y en muchos momentos pare que estamos viendo una película clásica de vampiros de la Universal o la Hammer. El tratamiento de la historia es muy bueno en la mayor parte del “metraje”, disculpadme el uso del término pero es que no puedo quitarme de la cabeza que es una historia muy “cinematográfica”, pero como suele ser bastante habitual en los bolsilibros tiene un final un tanto precipitado para poder cuadrar el número de páginas. Sin embargo este apresuramiento final no desmerece el conjunto.

En cuanto a los personajes estos resultan bastante planos, responden a arquetipos tanto del cine de vampiros como del western. Sus personalidades apenas están esbozadas y están trazadas a grandes rasgos. Estas dos características responden a la necesidad de no abundar en descripciones psicológicas innecesarias para una obra corta, ligera, basada eminentemente en la acción y para la que no se esperaba continuación. Debían ser personajes fácilmente comprensibles al lector, con los que pudiera empatizar. Y lo consigue admirablemente. Los personajes están descritos brevemente, apenas se hace mención ni a su físico ni a su personalidad pero desde el principio podemos visualizarlos sin problemas.

En resumen se trata de una historia sencilla, sin grandes pretensiones que puede devorarse rápidamente y disfrutandola en todo momento.

Dinastía Drácula

Como en el caso anterior me acercaba con mucho tiento a este relato, igualmente a causa de su autor. En este caso el autor es Raúl Montesdeoca, con quien ya había tenido contacto a través de Facebook y había escuchado en el podcast de Proyecto Pulp y me había resultado una persona simpática. También había leído un relato suyo en la antología de Action Tales. Eso me gustó menos. La verdad es que el relato no me gustó nada, me pareció bastante torpe y demasiado cargado de clichés. Pero como decía antes siempre intento desprejuiciarme antes de leer nada.

Y menos mal.

Este relato me ha gustado y me ha gustado mucho. Tiene un estilo mucho más cuidado que en el relato que había leído anteriormente, la narración resulta fluida tanto en las partes más lentas y conversacionales como en las de acción. Los personajes están bien tratados, tanto los que recogía del anterior relato como los nuevos que introduce.

Nada más empezar nos encontramos con un guiño a la magnífica serie de cómics La Tumba de Drácula con el nombre de la hija mayor de Drácula: Lilith. Como aficionado a la serie de comic del gran Marv Wolfman es un detallito que me llegó al corazón.

El personaje de Shi Kwei, aunque algo plano, es una gran incorporación al grupo de cazadores. Un toque de exotismo letal que además nos trae a los vampiros chinos al “universo Weird West”.

La trama de política entre las diferentes facciones vampíricas resulta interesante, demuestra que los vampiros son algo más que monstruos chupasangres sino que siglos de vida les han hecho crear una intrincada red de política e influencias en la que varias casas maniobran para obtener la supremacía. Aunque en la novela sólo se presentan dos, los vampiros rumanos representados por Drácula y los vampiros chinos y se menciona a los misteriosos vampiros de Nueva Orleans estoy seguro de que no son las únicas casas.

Raúl recoge admirablemente bien el relato de Lem y lo continúa sin desmerecer en ningún momento, ampliando sus miras ya con vocación de continuación. Da algo más de profundidad a los personajes y a la gran trama que se oculta tras las acciones de unos pocos cazadores de vampiros.

Los hijos de la noche

El último relato del libro resulta una gran decepción.

No conocía nada del autor, Carlos Díaz, no había leído nada suyo, no le conocía por redes sociales… no tenía ninguna base para los prejuicios. Y eso es bueno, no tuve que hacer ningún esfuerzo al respecto.

Hasta el momento la lectura del libro había ido in crescendo comenzando por un buen relato y continuado por uno que recogía y ampliaba el anterior. Pero de repente, en el tercero nos encontramos con una total destrucción de lo construido en los anteriores. No quiero destripar nada pero hay personajes de los anteriores relatos que pierden personalidad, o directamente desaparecen, son tratados de forma completamente absurda en muchos casos… Parece que el autor no sabe muy bien qué hacer con ellos, quiere dar su propia versión de los mismos y añadir personajes de su cosecha y no le importa dinamitar la obra de otros autores para hacer lo que le apetece.

Hecho esto, dinamitar lo anterior, podría no ser tan malo si los personajes y situaciones nuevos que se aportan fueran interesantes pero nos encontramos con personajes inverosímiles y situaciones totalmente cogidas por los pelos que no aportan nada. Una vez terminado el relato no sabría decir qué personajes añade al grupo de cazadores por lo irrelevantes o faltos de interés que me resultan mientras que sí me resultan doloroso el tratamiento a otros personajes.

Por otra parte, después de ver o intuir los tejemanejes políticos de los vampiros en el relato anterior nos encontramos con unos vampiros estúpidos, propios de una película de serie B de la peor clase que sólo piensan en chupar sangre. Sin un plan, sin un propósito más que esperar a ser cazados. Y que cuando lo son se defienden de la forma más estúpida posible para que los cazadores, que son torpes como ellos sólos, no mueran a la primera de cambio.

Ya en el nivel puramente literario nos encontramos con una acción que va a trompicones, que parece acelerada en ciertos momentos para deleitarse en fragmentos faltos de interés en la página siguiente. Las escenas de acción resultan confusas, especialmente las que tienen que ver con artes marciales en las que me confieso incapaz de visualizar lo que describe. Por no hablar de lo repetitivo de ciertas construcciones empleadas a lo largo de todo el texto y a la extraña elección de verbos y adjetivos para las descripciones que, en algún caso, me llevan a pensar que no tiene verdaderamente claro el significado que tienen.

En resumen, me parece un mal final para el libro, que no aporta nada más al “universo” que la destrucción gratuita de ciertos aspectos cimentados en los relatos anteriores. Una decepción en toda regla.

Conclusión final

A pesar del agrio final de este primer volumen tengo que decir que me ha gustado el conjunto y me parece un muy prometedor inicio de este universo compartido.

 

 

Rubén Astudillo
Acerca de Rubén Astudillo 155 Articles

Editor de este despropósito de sitio

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Be the first to comment

Deja un comentario