Teletipo

Hombres respetables

Es difícil hacerse un nombre

Download PDF
RolHypnos
RolHypnos

Latest posts by RolHypnos (see all)

Introducción

En una era tan antigua que no existen registros escritos, los humanos lideraron una revuelta junto a otras razas, conocidas globalmente como Razas Menores, contra sus padres creadores las Razas Mayores, los Anifil y los Drakae, que fueron derrotados. Las Razas Menores se liberaron del yugo de sus padres, matándolos en el proceso. Posteriormente los humanos demostraron ser un peligro aún mayor, y recibieron después un tratamiento similar al que ellos lideraron, aunque se habían extendido demasiado como para ser completamente aniquilados. Sobrevivieron en comunidades nómadas, viviendo constantemente de viaje y buscando un nuevo lugar en el que asentarse y alimentar a su población, para iniciar de nuevo su viaje una vez que han sido descubiertos.

Tras este hecho, los Akhtar establecieron sus principales asentamientos en los principales asentamientos montañosos del continente, lugares considerados templos naturales en su religión animista. En estas ciudades la civilización Akhtar se estableció y prosperó gracias a las riquezas entregadas por su Diosa Madre Akh, de la que derivan su nombre (Akhtar significa Hijos de Akh). En estas ciudades, los Akhtar prosperaron con una fuerte actividad manufacturera e industrial, siempre respetuosa y consciente de que todas las riquezas que recibían eran bendición de Akh, la Diosa Madre.

tGMaUtwj

Imagen cedida por Daniel Hidalgo (https://www.behance.net/Verzobias)

El bienestar, sin embargo, siempre ha alimentado estómagos desagradecidos. Con el paso de varias generaciones, la religiosidad se fue perdiendo poco a poco y comenzó a ser cada vez más importante el mero beneficio y prosperidad. Poco a poco, los antiguos sacerdotes animistas fueron desplazados y los comerciantes accedieron al poder cada vez con mayor control. El momento álgido de esta tendencia sucedió cuando un importante comerciante llamado Essai obligó a desalojar un importante templo por las deudas que había contraído con él, derribando todas las imágenes sagradas y convirtiéndolo en su nueva residencia. Un gran escándalo se extendió entre los ancianos y los sacerdotes, presagiando grandes catástrofes.

Sin embargo, durante años nada sucedió, lo que reforzó el comportamiento despótico de la casta comerciante. Sin embargo, en un día de celebración en la enorme mansión de Essai, sucedió un hecho terrible. Un joven sacerdote anteriormente conocido por su gran amabilidad se infiltró en la fiesta entre los sirvientes de Essai, prácticamente esclavos, y en el punto álgido de la celebración cometió una atrocidad que le valió que su nombre nunca fuera recordado. Sin embargo, lo que sí se recuerda son sus palabras:

“Vosotros que adoráis el fruto de la tierra sin dar gracias a la Gran Madre. Vosotros que habéis mancillado el hogar y la memoria de la Gran Akh. Hoy es el día de vuestro fin, como os ha sido anunciado innumerables veces, pero vuestros oídos están sordos. Porque la Gran Madre es piadosa, pero no ciega al sufrimiento de sus hijos, prácticamente esclavizados por vuestra codicia. Vosotros no sois ni hijos, ni hermanos, y como tal, no merecéis vivir.”

Acto seguido detonó un artefacto que liberó una de las muchas galerías de magma que daban calor y confortabilidad al templo, inmolándose en este acto y acabando con la cúpula económica de la ciudad. Y con buena parte de la ciudad. Sin embargo, lo peor estaba por llegar, ya que este hecho no sólo liberado el terrible magma bajo la montaña, llamado Akhsok, o “Sangre de la Madre”. Al quedar la ciudad casi completamente destruida se produjo una terrible migración, la cual fue acompañada por una terrible afección, una plaga sin precedentes que se llamó Uunté, y que supuso un duro golpe para cualquier ciudad que acogió refugiados. Esta terrible plaga provocó miles de muertes entre las ciudades Akhtar, pero lo peor de todo fueron los efectos secundarios en posteriores generaciones: el llamado Akhadom, o Castigo de la Gran Madre, es una enfermedad degenerativa que se manifiesta en los Akhtar varones adultos, los cuales sufren una fuerte degeneración en caso de inactividad física. Lo más aterrador es que esta fuerte degeneración no siempre se manifiesta de la misma forma, pudiendo ser mental o física. Estos terribles hechos transformaron la sociedad Akhtar radicalmente: un nuevo auge del animismo en torno a la figura materna, unida a la diferencia estadística entre varones y hembras, reconfiguró la sociedad en un matriarcado confesional; la increíble merma de la población Akhtar generó la adopción el esclavismo como método para conseguir mano de obra en cantidades abundantes; y la degeneración física sufrida por los varones a consecuencia de la Uunté fomentó la práctica de la piratería para la recuperación, o al menos mantenimiento, del vigor perdido en posteriores generaciones, así como una forma de apoyar la esclavitud y establecer un sistema de méritos para la reproducción los más aptos y válidos, nuevo eje fundamental de una sociedad muy mermada.

Esta aventura narra las peripecias de cuatro jóvenes Akhtar que tratan de ganarse una posición social gracias a la piratería. Ésta es la forma más rápida de ganar posición y prestigio, que se valoran en función de la aportación material del individuo a la sociedad. Cada individuo gana nuevos derechos en la sociedad conforme crece su aportación anual al colectivo.

Objetivo

Contribuir a la sociedad de la mejor manera posible

Problema

Jugarse la vida o no tener vida

Estadísticas

  • Combate: +4
  • Exploración: +3
  • Interacción: +2
  • Conocimiento: +3
  • Vitalidad: 000+(Bono por Nº PJs)
  • Consecuencias: ⎺ Leve ⎺ Moderada ⎺ Grave

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

UA-50420204-1
A %d blogueros les gusta esto:
<\/body>