Wolgang Stark, el último templario

Y no se acerca el invierno

Download PDF
Rubén Astudillo

Rubén Astudillo

Editor Bizarro at Ediciones Bizarras
Editor de este despropósito de sitio
Rubén Astudillo

Latest posts by Rubén Astudillo (see all)

Hoy os traemos una nueva reseña de un libro de Alexis Brito.

A principios del Siglo XIV, la Orden del Temple ha sido aniquilada por la Santa Inquisición. Es en ese momento cuando nace la historia de Wolfgang Stark, uno de los pocos Caballeros de Dios que ha sobrevivido; un alma errante que se impondrá a sí misma la ardua tarea de peregrinar por el mundo, luchando contra el pecado y la tiranía.

Extraído del blog del autor

Hagamos un poco de memoria. Los templarios fueron una orden de monjes guerreros dedicados a la protección de los peregrinos que acudían a Tierra Santa. Con el tiempo se convirtieron en una fuerza muy poderosa tanto a nivel militar como, curiosamente, económico. Se convirtieron en financiadores de expediciones y guerras hasta el punto de que muchos reyes contrajeron sustanciosas deudas con ellos. Y el mas endeudado de todos fue Felipe IV de Francia. Este aprovechó las suspicacias de la Iglesia y el desinterés del resto de los monarcas europeos. Con sus apoyos dentro de la Iglesia diseño una red de calumnias que implicaban a los templarios en conjuras políticas y herejías blasfemas. Sin duda por su interés morboso estas últimas son las que más habitualmente se comentan: adoración a seres demoníacos, rito de iniciación pecaminosos…

Con él apoyo de la Inquisición francesa lanzó ataques contra las casas capitulares de los templarios en territorio francés capturando o matando a la mayoría aunque bastantes lograron refugiarse en otros países.

La acción comienza cuando los agentes del rey francés lanzan un ataque contra la casa capitular de París donde residía Wolgang, el hijo de un miembro de la baja nobleza alemana que había renunciado a sus derechos por servir a Dios en la Orden del Temple. Aunque se baten denodadamente la superioridad de los soldados reales es aplastante y caen bajo las armas o son capturados. Wolfgang, logra escapar y emprende la huída. Huída que le llevará a dar tumbos por media Europa  luchando contra seres mortales y sobrenaturales por igual en busca de su destino.

 

 

Hace tiempo hablamos de Soldado de fortuna, un libro de Alexis Brito que contaba las andanzas de Konrad Stark, un mercenario y aventurero sajón en la época de las Guerras Napoleónicas. El libro no era una novela al uso si no que estaba compuesto por historias semiindependientes cuyo personaje y situaciones nos recordaban poderosamente a un Conan cambiado de época y sin la parte más sobrenatural.

Bien, en este caso nos encontramos con otro miembro de la saga Stark, uno de una época anterior a la de Konrad, en este caso a Wolfgang. Wolfgang es uno de los últimos templarios vivos, un superviviente del ataque a la casa capitular de París que recurre Europa desfaciendo entuertos a golpe de acero animado por su inquebrantable fe. Sí en Soldado de Fortuna veíamos en Konrad a un trasunto de Conan es difícil no ver en Wolfgang a otro de los grandes personajes de R.E.Howard como es Solomon Kane.  Igual que este es un personaje taciturno, duro y un tanto fanático que, a pesar de sus acciones heroicas es difícil que te caiga bien. Es un personaje que cae antipático por su misma naturaleza igual que Konrad, o Conan, te caen bien a pesar de ser unos redomados canallas. O quizá por eso mismo.

Sí en Soldado de Fortuna veíamos en Konrad a un trasunto de Conan es difícil no ver en Wolfgang a otro de los grandes personajes de R.E.Howard como es Solomon Kane.

En este libro, curiosamente, podemos encontrar algo que no aparecía con las aventuras de Konrad y es el elemento sobrenatural. Wolfgang conversa con su padre muerto, lucha contra no muertos en las marismas de La Camarga, contra krakens en el Mar del Norte y es testigo del uso de la magia negra.

El autor sigue demostrando su maestría al narrar las escenas de acción, ya sea un combate a espada, una huida o una tormenta en mitad del mar. Nos hace visualizar perfectamente la acción manteniendo una agilidad envidiable.

El libro mantiene la misma estructura organizada en base a relatos cortos que resultaría perfectos para ser publicados de forma seriada en una publicación periódica. Aunque existe una metatrama de fondo, que es el periplo de Wolfgang, la falta de un hilo vertebrador más fuerte lastra su lectura. Puede hacerse pesada a ratos la repetición de Introducción-nudo-desenlace. No obstante los relatos individualmente son amenos e interesantes, habiendo algunos especialmente buenos.

Espero sinceramente que Alexis se lance un día de estos a escribir una historia de mayor calado, abandonando aunque sea temporalmente la estructura seriada. Potencial tiene para hacer algo realmente bueno.

Rubén Astudillo
Acerca de Rubén Astudillo 132 Articles
Editor de este despropósito de sitio

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Be the first to comment

Deja un comentario