Black Shadow

Download PDF
Hector Prieto de la Calle

Latest posts by Hector Prieto de la Calle (see all)

Como cada noche, Bettsy era la última en abandonar la redacción. Recogió su bolso y apagó la luz que iluminaba su mesa. Otra gente, al encontrarse sumida en la oscuridad, suele sentirse incómodos pero ella no. Algo en su interior la hacía apartar esa incomodidad y aumentar una extraña sensación de seguridad. Sentía cómo las sombras la protegían, como si estuvieran allí para ella.

El ascensor llegó hasta su planta y la luz de su interior apartó aquella oscuridad. Cuando llegó a la calle se despidió del portero y rechazó, amablemente, el ofrecimiento de éste para llamarla a un taxi que la llevase a casa. Aquella noche la apetecía caminar y así lo hizo.

Cruzó la Avenida Pennyworth, sorteando varios coches. Las luces de los locales de fiesta arrojaban colores brillantes sobre ella. Las parejas entraban y salían de aquellos lugares, siempre sonriendo, alegres, despreocupados de la miseria que recorría el globo. 1945 estaba siendo un año duro y muchos preferían ignorar el horror que habían padecido durante la Guerra pero el optimismo tras la victoria de los aliados convertía aquel deseo de ignorancia en un derecho que se habían ganado. Ella, sin embargo,pensaba que la gente no debía dormirse, no debía vivir en un
mundo de ilusiones y debían aceptar la crueldad que se escondía más allá de aquellas luces de colores.

Salió de la Avenida por una calle lateral, mucho menos iluminada y volvió a sentir aquella sensación de seguridad que la oscuridad la ofrecía. Sin dejar de andar, casi paseando, Bettsy supo que no estaba sola.

— Ayer te desobedecí.

— Lo sé. Pero no tienes que preocuparte. —su voz venía de todas partes, la envolvía como lo hacía la oscuridad.

— Pasó algo, ¿verdad?

— Es mejor que no hablemos de ello. Estás bien, es lo importante. —algo en él había cambiado, estaba segura que para mejor.

— Lo lamento. —dijo ella, sintiendo de verdad lo que había hecho. — Esta mañana, cuando me desperté en mi cama, sin recordar nada de la noche anterior… tuve miedo.

Él no respondió, aunque ella sabía que seguía escuchándola.

— Durante todo el día estuve preocupada por lo que pudo pasar, no ha sido uno de mis mejores días. — recordaba la discusión con Gilmore y la estúpida reacción que había tenido con Maxwell o sus dudas al plantearse el artículo que hablaba sobre Él. — Pero cuando llegó el ocaso y la oscuridad tomó la ciudad, me di cuenta que lo que sucediera anoche, tú estuviste ahí y me protegiste.

Bettsy se detuvo y levantó la vista del suelo. En mitad de aquella calle, iluminada por la luz de varias farolas, aquella mujer parecía frágil, todo lo contrario de la impresión que daba cuando se encontraba en la redacción. Aquella era una parte de Bettsy Bodeck que Él no había conocido nunca.

— No tienes nada que temer, Bettsy. Siempre estaré cerca.

Allí estaba Él, un cúmulo de sombras que avanzaban en silencio y se apartaban, movidas por su propia voluntad; cuando estaba frente a ella posó sus manos en sus hombros. Ella se estremeció y hundió su rostro entre sus brazos, notó una calidez que nunca había sentido hacia Él. La apartó lentamente, limpiando con un dedo el rastro de lágrimas que habían manchado su cara.

— Siempre estaré para ti. Para la ciudad. Para todos.Es un nuevo comienzo, a partir de esta noche.

Y las sombras lo alzaron a los cielos, dejando a la joven reportera en medio de la calle. Y en la azotea de uno de los muchos edificios de viviendas, le vio. La silueta del hombre que amó, de aquel que simbolizaba la justicia en un mundo difícil como el que les había tocado vivir. Ella sabía que podía confiar en él, y que con el tiempo podría volver a amarlo. Pero también sabía que el camino que les esperaba sería duro.

La oscuridad lo envolvió y su imagen desapareció. Él había vuelto. Reynolds volvía a estar protegida por la figura de Black Shadow.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.