Rol & Mazmorros

Como ya avisé hace unos días, en este resurgimiento del blog no sólo quiero hablar de miniaturas y juegos de mesa si no que quiero ampliar el especto a los juegos de rol de fantasía más clásica, los dedicados al mazmorreo.

Con los juegos de mazmorreo con miniaturas y los juegos de rol hay una extraña conexión cíclica que forma una especie de círculo vicioso que se retroalimenta. Supongo que hace falta que explique eso, que parecen más bien los desvaríos de un viejo chiflado…

Y en el principio fue el metal…

D&d_Box1st
La portada de la caja del D&D original

A estas alturas creo que no cogeré a nadie por sorpresa si afirmo que el origen de los juegos de rol está en los de miniaturas. Por mucho que queramos, o algunos quieran, desligar un tipo de juego del otro el origen de todo es Dungeons & Dragons, y en el origen de D&D está Chainmail, un juego de escaramuzas con miniaturas de metal.

Chainmail era una evolución de los clásicos juegos de miniaturas de batallas históricas al que Gary Gygax quiso darle un toque fantástico muy influido por El Señor de los Anillos de forma que en lugar de comandar tropas sudistas en Gettysburg guiaras a un batallón de orcos que atacaba el bosque de Lorien. Este juego fue editado de una forma bastante basta por una pequeña editorial que lo vendía por correo y tuvo una difusión irregular. A este juego básico se le unió pronto un libreto que permitía dirigir pequeños contingentes de tropas muy personalizadas en el interior de mazmorras y cuevas. ¿Alguien dijo la Compañía del Anillo en Moria? Pues eso mismo.

Aquí nos encontramos ya con un juego que podría considerarse un juego de escaramuzas con miniaturas del estilo de Mordheim o Frostgrave, que podría considerarse un primer juego de mazmorreo con miniaturas como Descent o Dungeon Saga o incluso un protojuego de rol, un avance de lo que después sería D&D.

No mucho después Gygax y un grupo de colaboradores entre los que destacaba Dave Arneson (el padre olvidado de D&D) comenzaron a evolucionar esas reglas, trabajando en las mecánicas que permitían personalizar más a los personajes, que permitían hacer algo más que combatir y que implementaban reglas para la exploración de las mazmorras y llegaron a tal punto que se convirtió en lo que ahora entendemos como un juego de rol. Empezaron a trabajarse ambientaciones más «roleras» como Castle Blackmoor de Dave Arneson que básicamente era un megamazmorro (o megadungeon) bajo un castillo. Idea que más tarde copiaría Gygax con su Castle Greyhawk. Y de esta forma nació en D&D Original.

La editorial que había publicado Chainmail no tenía músculo (pasta, vamos) para afrontar la edición de lo que D&D demandaba así que Gygax buscó un socio llamado Don Kaye: rebuscaron hasta bajo el sofá monedas para poder editar su juego. Para ello fundaron una empresa que reutilizaba el nombre de su club de juegos y que posteriormente se convertiría en un auténtico monstruo: TSR ( Tactical Studies Rules). De esta forma, en 1974 se publicó D&D en tres libretos de aspecto bastante pobre reunidos en una caja de cartón. Y fue un éxito inesperado.

Después de este D&D Original vendrían muchos otros. Tres años mas tarde TSR decidiría sacar una nueva edición de D&D puliendo las reglas, mejorando mucho su aspecto y haciendo un producto más apetecible si cabe. Además lanzaron al mismo tiempo una nueva línea con reglas más avanzadas que añadían algo de complejidad: Advanced Dungeon & Dragons.

DungeonMasterGuide4Cover
Guía del Dungeon Master de AD&D Primera edición

No quiero meterme más a fondo con las historias acerca de estas dos líneas de productos, sus diferencias, sus ediciones… pero si resaltar que el decano de los juegos de rol sigue vivo, muy vivo, en nuestros días con una 5ªEdición que tiene una pinta estupenda. Quizá esto sea tema para otra entrada.

…Y con plástico se cierra el círculo

Ya hemos visto que el origen de los juegos de rol está en los juegos de miniaturas. Y durante mucho tiempo los juegos de rol coparon todo el mazmorreo. Las miniaturas no solían adentrarse en mazmorros.

Hasta que llegaron los juegos de miniaturas de mazmorreo. Chainmail había sido un juego de escaramuzas con miniaturas que permitía el mazmorreo pero no había sido pensado originalmente para esa función. Sin embargo años más tarde la alianza estratégica entre Milton Bradley (Empresa más conocida como MB) y Games Workshop nos trajo Heroquest.

Games Workshop ahora es mundialmente conocida como una marca de juegos con miniaturas pero en su origen está más el rol que estos juegos. En un principio fueron editores de juegos de miniaturas e incluso de rol siendo Warhammer Fantasy RPG su buque insignia en este último género. Un juego que bebía mucho de su juego de miniaturas pero con un fuerte componente rolero que llevaba a la ambientación del Viejo Mundo mucho más allá de las batallas campales. Cuando MB quiso hacer un juego de mesa de fantasía contactaron con GW e hicieron una adaptación de la ambientación e hicieron lo que ahora entendemos como un juego de mazmorreo. Sencillo, simplón a veces y dirigido a un público infantil. Pero muy divertido. Sobre todo cuando tienes 10 años.

A partir de ese momento, tímidamente empezaron a aparecer más juegos de mazmorreo, muchos de ellos basados en juegos de rol o con mecánicas claramente inspiradas en juegos de rol. Y esta tendencia a meter más y más mecánicas roleras en los juegos de mazmorreo no cesa hasta el punto que llega a haber puntos de convergencia en los que ya parece que estás jugando a rol pero usando tablero y miniaturas.

Personalmente…

aventurasinfin
El primer librojuego que cayó en mis manos. ¡Te convertías en dragón!

Mi primer acercamiento a los juegos de rol fue con los librojuegos de D&D serie negra. Me fascinaba la interactividad de esas historias. Y me llamaba mucho la atención el anuncio que venía en su interior de la famosa Caja Roja de D&D que editó Dalmau Carles Pla. No tenía ni idea de qué iba eso, yo suponía que sería un librojuego pero mejorado. Lo quería pero ni sabía cómo encontrarlo ni mis padres me lo iban a comprar. Así que me quedé con las ganas.

Años más tarde me vi irrefrenablemente atraído por un extraño

Portada-Ambientacion-MERP
Este tuvo la culpa de que yo cayera en el rol….

libro llamado juego de rol de El Señor de los Anillos que cogí, ojeé y volví a dejar sin entender nada. No entendía nada pero me llamó tanto la atención que meses más tarde un amigo acabó comprándoselo. Supongo que antes era mejor vendedor que ahora y le comí la cabeza sin pretenderlo siquiera. Después tuvimos que buscar los dados, lo cual fue una odisea que quizá cuente más adelante.

La primera partida me voló la cabeza. ¡Eso era lo que llevaba años y años buscando! Sabía que eso era lo que yo quería, a lo que me gustaría jugar. No tardé mucho en comprar mi primer juego de rol: AD&D 2ª Edición publicado en España por Ediciones Zinco. Desde entonces no he dejado el rol. Con épocas más activas, épocas en las que sólo pensaba en jugar pero no llegaba a hacerlo nunca… pero nunca lo he dejado del todo. Y el juego que más he usado ha sido AD&D 2ªEdición.

Más adelante apareció D&D 3ª Edición, que en realidad era más la tercera edición de AD&D pero que perdió la palabra Advanced al no tener sentido si no había un D&D básico. Este juego llegó en una época de sequía en la que apenas jugaba. Yo leía el juego y aunque no acababa de convencerme del todo sí me apetecía probarlo. El problema vino cuando lo probé, este y su heredero directo Pathfinder y vi que no era lo mío. Ese no era mi D&D. Y dejé un poco los juegos de rol de fantasía mas mazmorreros.

Probé otros sistemas, me pasé a los juegos de mazmorreo con miniaturas… hasta que conocí Clásicos del Mazmorreo. Pero eso sí que va para otra entrada.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *